La tierra es la capa marrón que cubre nuestro planeta. Ese material más o menos suelto con diferentes colores y nutrientes dependiendo de su composición.

El suelo está formado por componentes minerales y orgánicos. Y solo los primeros 10-30cm son la capa de suelo fértil. El espacio vital donde se desarrollan las raíces que alimentan a plantas, animales y humanos. Es el humus del suelo o la tierra vegetal de la que podrás leer más abajo.

tierra oscura plantas brotando

Es en esta capa donde se van a centrar la mayoría de las atenciones y cuidados del horticultor o jardinero ecológico. Mejorar, aumentar y mantener sana y equilibrada esta capa de tierra debe ser uno de tus objetivos principales.

Todos tus esfuerzos deben ser para ampliar y mejorar la capa viva del suelo, el humus de la tierra.

Si estas siguiendo la serie iniciar un huerto paso a paso, ya tienes hecho ese increíble diseño del huerto y solo queda plasmarlo en la realidad. Poco a poco vas incorporando los diferentes elementos del huerto, la caseta, los semilleros….y toca ponerse con la tierra. En este artículo aprenderás que es el humus del suelo, como cuidarlo y ampliarlo para mantener fértil la tierra de tu huerto. Pero primero una pregunta que me suelen hacer mucho…

 

¿Cuándo empezar a trabajar la tierra?

Pues para esto no existe ninguna norma concreta. Puedes empezar cuando quieras. Como consejo, cuando el terreno está mullido (no demasiado duro y con pocas hierbas), comenzar en primavera es perfecto. Justo a tiempo para empezar a sembrar y plantar las cosechas de ese mismo año.

En cambio, si está con césped y el terreno duro, es mejor empezar en otoño o invierno para que esté listo en la primavera de año siguiente. Además, es más fácil empezar a sembrar plantas leguminosas. Será mucho más fácil que prosperen este tipo de cultivos en un terreno nuevo. Y esta familia de plantas ayudarán a mejorar la estructura y nutrición del suelo. Actuarán como un abono verde.

tierra sembrada con abono verde

alfalfa como abono verde

Alimentando la tierra vegetal, alimentando el humus del suelo.

En principio no te debe importar el tipo de tierra que tengas en tu huerto. Para que me entiendas, la tierra que tienes es la que te ha tocado. Es la que existe en tu zona y poco podrás hacer para cambiar eso. Es tu habilidad como horticultor ecológico el mejorar esa tierra. Aplicando técnicas como el acolchado, el abono verde, la rotación de los cultivos, el composty más. Vete formándote, aprendiendo y aplicando las diferentes técnicas que veas y te parezcan interesantes para tu condición particular.

Quiero hacer un apunte a lo dicho anteriormente. En mi opinión, sí hay una excepción con respecto a la tierra. Si eres una de las personas promotoras de algún huerto vecinal. Es posible que el terreno que os ceda el ayuntamiento sea una tierra castigada por la obras. Llena de cascotes y muy compactada. En ese caso sí que intentaría que el propio ayuntamiento se encargue de llevar algo de tierra de mejor calidad a ese terreno. Merecerá la pena y mejorará la experiencia de los futuros hortelanos que usen ese lugar.

Volviendo al tema, como has podido leer antes, para mantener una tierra fértil y sana, todo tu esfuerzo debe concentrarse en la capa de humus de la tierra. En la cantidad de materia orgánica del suelo de tu huerta.

El humus del suelo tiene una influencia decisiva en el crecimiento y la salud de las plantas.

Es importante que sepas realmente que es esa capa de tierra. Su importancia y particularidades. Así sabrás lo que debes observar y tener en cuenta para cuidarla correctamente.

El humus de la tierra se pierde rápidamente si se deja en el suelo, expuesto al aire por mucho tiempo, sin ninguna protección.

Esa capa de tierra fértil es una zona viva, llena de gusanos, insectos y pequeños organismos como los hongos y artrópodos. Es un ecosistema donde se desarrollan diferentes seres vivos en simbiosis. Estos animalillos se alimentan con la materia orgánica del suelo y la cambian produciendo humus.Este humus hace que la capa inferior del suelo sea oscura, tenga buena estructura y sea nutritiva.

A continuación te dejo una imagen de las capas del suelo. Como puedes ver el humus está entre los 2 primeros cm hasta los 30 cm.

dibujo de las capas del suelo

Las capas del suelo. El humus está arriba.

 

¿La mejor tierra fértil? En el bosque.

El mejor ejemplo de cómo producir el mejor humus lo encontrarás en la naturaleza, en los bosques frondosos y mixtos. En estos bosques la tierra nunca está descubierta. El suelo está cubierto de hierbas o plantas leñosas. Lleno de hojas caídas de los árboles, plantas acabando su ciclo, ramas secas…Formando constantemente una capa de suelo en continua descomposición. Está tierra de bosque es el mejor humus, el más aromático. Por eso alguna vez habrás podido leer en esta web sobre el olor del compost a tierra de bosque. Ese olor es el del humus de calidad. Un buen material capaz de retener el agua y reponer constantemente las reservas de nutrientes.

Para conseguir esta calidad de tierra fértil, también influyen los excrementos de todos los animales (vertebrados e invertebrados) que habitan el lugar. Ellos consiguen descomponer el material y convertirlo otra vez en tierra, en nutritivo humus.

Es un ciclo continuo de renovación del suelo. De vida, muerte y vida de nuevo. Todo se aprovecha, sin desperdicios. Pura tecnología de la naturaleza perfeccionada desde hace miles de años.

 

precioso suelo de bosque cubierto de hojas

suelo del bosque

No hay un solo camino para la conseguir la fertilidad de la tierra.

Otro tema importante que tienes que tener en cuenta es que el humus, al ser un producto derivado de estas interdependencias de los diferentes seres vivos, no puede ser la misma sustancia en todos los lugares.

Está vivo y lleno de microorganismos, así que para mejorar el humus no podrás actuar con unas reglas rígidas. Tendrás que observar y adaptarte a tu trozo de tierra concreta y mejorarla todo lo que puedas. Tendrás que tener en cuenta las condiciones y el tipo de suelo que tienes, y aplicar, en consecuencia, ciertas técnicas concretas para mejorarla. Intentado equilibrar todos sus componentes.

Técnicas ecológicas que ayuden a equilibrar las características de la tierra que tienes en el huerto. Un buen huertero ecológico observa las condiciones de su terreno con la mayor exactitud posible. Después saca sus propias conclusiones, y finalmente aplica una técnica para adaptarse a las condiciones naturales con las que debe convivir. Por ejemplo; aporta arena en una tierra muy arcillosa, realizar compost en superficie de manera continua…

Así que lo que necesitas ahora es identificar la textura de la tierra que tienes. Eso será el próximo mes con Texturas de la tierra y tipos de tierra.

Si no quieres que se te pase, puedes suscribirte al blog aquí mismo,

No me lo quiero perder.

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

Y no te olvides de compartir este artículo con tus amigos de la huerta. Conseguirás que tengan tierras fértiles y bien cuidadas. Haciendo prosperar sus cosechas y las lombrices de sus huertos.