Ya no cabe la menor duda, las abejas están en peligro de extinción. Cada vez son más los indicios de esta masacre silenciosa.

En Huertoguerrilla.com es un tema que nos tiene preocupados desde hace tiempo, por lo que desde el nacimiento de la web queremos hacer, por lo menos, un artículo al año explicando este gran problema. En 2017 fue con el artículo SOS salvemos a las abejas y en 2018 menos insectos más problemas. Este año publicamos el artículo abejas en peligro de extinción.

abeja solitaria posada en un hoja verde

foto por cortesía de el blogdecalata

Existe un famoso dibujo neolítico (que verás más abajo) donde se representa a un recolector de miel colgado por unas lianas para acceder al panal de abejas. La imagen se la conoce como el hombre de Bicorp. Se encuentra en las cuevas de l´Aranya (la Araña) en el municipio de Bicorp, Valencia.

 

Las abejas y el ser humano.

Esta imagen probablemente tenga 6000 años de antigüedad. Y después de todo ese tiempo, en la cúspide de nuestro desarrollo tecnológico e intelectual (dicen algunos expertos) es cuando vamos a acabar con este insecto tan valioso y necesario para nuestra existencia, y la de miles de seres vivos.
El ser humano desde siempre se ha aprovechado del trabajo de las abejas. Miel, cera, jalea real y otros muchos productos derivados.
Cada año el consumo de estos productos va a más. Existe un auténtico sector de estos productos que contribuyen, y mucho, a la economía de algunas zonas rurales.

Las abejas, la alimentación y la economía.

El problema es que ahora toda esta industria se ve amenazada por la rápida disminución de las poblaciones de abejas, abejorros y sírfidos, en resumen, de los insectos polinizadores.

Como parece ser que para que exista realmente un cambio sustancial a gran escala debe afectar a la economía, debemos notarlo en el bolsillo, el enfoque que le vamos a dar aquí a la extinción de las abejas va a ser económico;

Basándonos en el informe de Greenpeace Alimentos bajo amenaza (puedes verlo aquí), vamos a dar datos económicos derivados de la falta de abejas.
Este informe cuantifica la actividad económica derivada de la actividad de las abejas en España de unos 2400millones de euros.
La 1ª comunidad más afectada sería Andalucía con 878 millones de euros. Le siguen Cataluña, Murcia, Aragón y Extremadura.

Puedes creer que estos datos solo están la miel, la jalea, propóleos… (Menudos números para tres tarros de miel jeje). Pero no olvides que estas abejas polinizadoras tienen una función imprescindible en la alimentación humana. Así que en las cifras de antes están incluidos el impacto estimado en esas industrias alimentarias.

¾ partes de los cultivos para la alimentación humana están amenazados si estas abejas tan trabajadoras bajan drásticamente su población. Almendras, melocotones, nectarinas, fresas, calabacines, manzanas y melones son los cultivos más vulnerables a la falta de insectos polinizadores.

Así que con estos datos, ya va siendo hora que empiecen a implicarse las instituciones públicas por el bien de sus ciudadanos.

calabaza verde en la planta

una calabaza, fruto de la polinización de las abejas.

Abejas en extinción. Las causas.

Son muchas y muy variadas las causas de esta extinción. Muchas ya están más que identificadas y la solución es compleja. Otras tienen una solución más sencilla, pero por diversas razones tampoco se están aplicando.

Y mientras, la disminución de poblaciones de abejas y otros polinizadores es una realidad a escala mundial. El problema se conoce como CCD (Colony Collapse Disorder), Síndrome de despoblación de las colonias. Básicamente consiste en que un gran porcentaje de polinizadores son incapaces de regresar a sus colmenas o nidos, y mueren por el camino.

Los últimos años también aparecen muertes masivas de abejas en sus propias colmenas. Si quieres ver algún caso concreto, como el de Murcia del 2017, puedes pasarte por el artículo SOS abejas.

Las causas son varias, el cambio climático, la globalización, los pesticidas (con neonicotinoides), la agricultura intensiva, la ocupación del suelo rural…

El cambio climático y la globalización.

Los efectos son claros. Ayudan a que nuevas enfermedades, parásitos y nuevas especies de animales e insectos conquisten nuevos territorios.
Los ejemplos más evidentes son la varroa, un ácaro de origen asiático que entró en Europa en los años 80 y que produce una enfermedad. Y el caso algo más actual, la famosa avispa asiática o vespa velutina. Insecto que ataca y se alimenta de abejas silvestres y domésticas.

La ocupación del suelo y la agricultura intensiva.

Estas dos actividades humanas afectan considerablemente el hábitat de las abejas.
Se construyen polígonos industriales, urbanizaciones….cementando el suelo y acabando con plantas y suelo silvestre.
Y si no llega el cemento, el campo se cultiva de manera intensiva. Con la práctica del monocultivo, herbicidas e insecticidas.
El cemento y los cultivos hacen que baje drásticamente el número de flores silvestres de las que se alimentan las abejas. Tienen que viajar más lejos para conseguir la misma cantidad de polen, con el desgaste que esto conlleva para ellas.

Insecticidas con neocotinoides.

Pero a pesar de todos los problemas a los que sometemos a las abejas, parece ser que el verdadero problema, o la última puñalada que estamos asestando a las abejas es la utilización masiva de estos plaguicidas.
Está ya más que probado por muchos estudios desde hace años, que los componentes como los neonicotinoides afectan al sistema nervioso de los insectos y las abejas polinizadores. También contaminando la colmena y la miel. Las abejas no mueren de inmediato, nacen más pequeñas y sufren debilidad, desorientación, malformaciones y deterioro neurológico. Las colmenas tienen menos individuos y más débiles, por lo que tienen que trabajar más para producir la miel, en un entorno que cada vez se lo pone más difícil para conseguir el precioso polen.

San Francisco desde el aire

¿Donde están los árboles y las flores? Falta el color verde en esta foto.

Como conclusión, está claro que se lo estamos poniendo muy difícil a las abejas. Además de los largos viajes, enfrentarse a enfermedades y enemigos nuevos en muy poco tiempo. Además de todos estos problemas, ellas están más delicadas, sin fuerza….no están preparadas para arreglárselas solas. Con este panorama, es evidente y normal que estén las abejas en peligro de extinción.

 

La agricultura ecológica como solución.

Con este escenario sobre la mesa, la agricultura ecológica y de cercanía aparece como solución eficaz a medio y largo plazo, para abejas y para nosotros mismos.

Lo que es más que evidente es que una agricultura que mata a los polinizadores que tanto necesita no es el camino a seguir. Es urgente prohibir los plaguicidas tóxicos. Y crear e implementar un plan de acción integral para proteger a los insectos y abejas polinizadores.

Uno de los trabajos que nos hemos autoimpuesto en HuertoGuerrilla.com es ayudar dentro de nuestras posibilidades a estas pequeños animales. Primero informándote, con artículos como este. En segundo lugar es ayudando a que tomes conciencia de que en las pequeñas acciones están los grandes cambios. Las pequeñas acciones cotidianas que puedes hacer en tu vida diaria.

Consumo ecológico y de cercanía.

Puedes vigilar tu manera de consumir. Procura comprar productos ecológicos y si tienes posibilidad compra a productores locales. Promueve el consumo local. En tu consumo está el poder del cambio, como nos recuerdan en la web carrodecombate.com.

Abejas y flores.

También queremos ayudar, como no, animándote a tener un huerto ecológico. Por pequeño que sea, será beneficioso para ti y para los polinizadores. Pon flores y plantas que ayuden a insectos, sírfidos y abejas. El tajete, la caléndula, la albahaca son plantas fáciles de cuidar y con un impacto enorme. Darás de comer a estos pequeños y ayudarás a la diversidad de tu ciudad o pueblo.

abeja con polen blanco en su cuerpo.

abeja con polen blanco en su cuerpo.

En el artículo sobre los elementos del huerto, dentro de una lista enorme de posibles elementos y zonas del huerto, proponemos zonas como un hotel de mosquitos e incluso colmenas para producir miel. Anímate a instalar alguno en tu huerto, ayudarás a estas pequeñas y laboriosas amigas.

Y para finalizar también quiero aconsejarte un libro que describe maravillosamente a las abejas;

La vida de las abejas, escrito por el belga Maurice Maeterlinch en 1901. Premio nobel de literatura de 1911. Un libro magistral.

No olvides compartir este artículo en tus redes sociales para hacer de altavoz de este gran problema e intentar crear pequeños grandes cambios.