La albahaca (Ocimum basilicum) es una planta anual de origen asiático, que aparece en los países mediterráneos desde hace siglos.
Es muy sencilla en su cultivo, no da demasiados problemas. Necesita sol y algo de abono en la tierra para regalar su delicioso aroma.
Tienes numerosos beneficios como planta auxiliar, repelente de mosca blanca y pulgones, además de evitar enfermedades como el mildiu y el oidio en algunas plantas. Muchos insecticidas y fungicidas para agricultura ecológica tienen linalool, un compuesto presente en muchas plantas, entre ella la albahaca.

albahaca verde y albahaca morada

La albahaca no pasa desapercibida en ningún jardín o huerto. Si la rozamos o la frotamos con las manos, llena de su perfume fuerte y característico por toda la zona para disfrute de los presentes.
Su aroma hará que tus ensaladas de verano sean frescas y originales. Y sin olvidar que es ingrediente básico para el delicioso pesto italiano.
A continuación todo sobre los cuidados de la albahaca, su cultivo, variedades, cosecha y uso. Comenzamos;

Cultivo y cuidados de la albahaca.

La albahaca es una planta anual fácil de cultivar y que no da demasiados problemas si se tienen en cuenta desde el principio ciertos aspectos en su cultivo.
Le gusta mucho la luz y el calor, así que ponla en una zona muy soleada y protegida del viento y de los fríos de la noche y la mañana temprana (se nota su origen asiático).

Necesita un suelo suelto y ligero. Mejor si esta abonada con compost maduro y humus de lombriz. Crecerá mejor y desarrollará todo su sabor.
Los meses de más calor hay que regarla diariamente, pero sin encharcar la tierra. Necesita humedad abundante. Es una planta que se deshidrata fácilmente.

Durante el crecimiento de la albahaca es recomendable que despuntes los tallos. Corta la punta de los tallos superiores. Así ayudarás a que de la planta broten tallos nuevos. Con esto conseguirás dos cosas, que se ponga más frondosa y bonita, y que dure más tiempo.
Al ser una planta anual (muere al acabar su ciclo, después de la floración) es recomendable que cortes los tallos florales a medida que vayan saliendo. Esto también ayudará a que dure más tiempo la albahaca. Además de poder cosecharla durante más tiempo.

Es una planta que tolera perfectamente su cultivo en macetas o en recipiente pequeño. No tienes excusa para no tenerla en la ventana de la cocina.

Si tienes algún problema con alguna plaga o enfermedad en la albahaca, mira este completo artículo de la web agrohuerto, seguro te ayuda con el problema.

 

Usos y cosecha.

Antipicadura.

Calma el dolor de una picadura leve de insecto frotando la herida con las hojas de la albahaca.

Repelente de mosquitos y moscas.

Es muy habitual ver plantas de albahaca en las ventanas de las casas en verano. Parece que su olor no les gusta a ciertos tipos de mosquitos, con lo que sirve para que no se acerquen demasiado.

tarro de pesto hecho con albahaca

Pesto

En la cocina.

Una planta original de las zonas tropicales de Asia (posiblemente de la India o Persia), pero lleva en los países mediterráneos siglos. Fueron los romanos los que más la utilizaron, llenando de albahaca la cocina italiana de hoy en día.
En las ensaladas, con tomate o con verduras da un toque fresco a los platos. Es básica en la elaboración de salsas como el pistou de provenzal y el pesto italiano (con queso y piñones).

La albahaca una vez recogida se conserva bastante mal. Pierde su aroma característico. Así que lo mejor es consumirla rápidamente. Lo mejor es tener una planta cerca de la cocina.

Hay que coger las hojas y los tallos más jóvenes. Cuando estén tiernas y blandas. Córtalas al menos a 15 cm del suelo, para mantener su crecimiento. Y mejor si lo haces a la mañana, antes de que haga demasiado calor. Así atraparás todo su aroma.

Aconsejan cosecharla antes de que la planta empiece a florecer. Por eso son tan importantes los cuidados de la albahaca antes mencionados. Despunte de tallos y flores durante su crecimiento.

Si quieres saber más sobre la cosecha de plantas aromáticas, haz click en el enlace.

 

Métodos de conservación.

La albahaca una vez cosechada pierde su aroma tan característico rápidamente. Existen varios métodos de conservación, pero como es lógico ninguno conserva 100% su aroma.

Puedes cortar los tallos y ponerlos en un vaso de agua. Aguantará pocos días, pero será casi fresca.

También se puede secar en un lugar caliente y protegida de la luz. Se pueden hacer ramilletes y colgarlos boca abajo bien tapados y cubierto por un papel absorbente. Una vez que están secas, se pueden guardar en botes herméticos.

Otra opción es la congelación. Puedes poner las hojas frescas bien prensadas en la bandeja de los cubitos de hielo del congelador. He visto (y probado) varias opciones. Puedes cortarlas finas o dejarlas enteras. También puedes añadir aceite de oliva, un poco de agua o nada. Cuestión de gustos. Tendrás pequeñas dosis de albahaca fresca para añadir a sopas, guisos y asados.

Puedes aromatizar aceite con la albahaca. Llena una botella con hojas frescas y échale aceite de oliva o de girasol (un sabor más neutro). En 15 días de maceración ya podrás utilizarlo en ensaladas, dándole un sabor muy especial.

plantas de albahaca y tomates

Albahaca vecina de los tomates

Planta auxiliar.

 

Repulsiva.

La albahaca tiene propiedades repulsivas (como ya hemos dicho antes). Además de repeler mosquitos, también repele insectos como la mosca blanca y el pulgón del haba y el pimiento. Así que es una gran aliada como planta auxiliar en el huerto ecológico y muy especialmente en los invernaderos.

Protectora.

Parece que la albahaca protege a bastantes plantas de la aparición de enfermedades criptogámicas (mildiu y oidio). Es bueno plantarla entre tomates, pimientos y todas las plantas de la familia de las cucurbitáceas (calabacín, calabaza, pepino…) ya que mejoran su salud.

Nematicida.

La albahaca tiene algunos aceites esenciales tóxicos para ciertos géneros de nematodos. No es tan amplia y efectiva como el tagete, pero si ayuda con este problema en la tierra.

Huésped de insectos polinizadores.

La floración de la albahaca atrae a muchos insectos polinizadores, generando biodiversidad y equilibrio en tu huerto.

En la asociación de cultivos, resumiendo un poco lo dicho anteriormente, es una planta que se puede asociar favorablemente con el tomate, pimiento, pepino, calabaza, melón, col, haba….
Pero es una mala vecina para la ruda y el ajenjo.

semilleros de pequeñas albahacas

Un semillero de albahaca

Siembra y multiplicación.

Es una planta que se puede reproducir por esqueje y por semilla.

Si quieres conservar semillas para otro año debes dejar algún grupo de flores. Cuando se acerque el final de su ciclo anual (finales de verano) ya estarán formadas las semillas y solo tendrás que recogerlas. Se trata del método de la extracción seca. Sigue el enlace si quieres saber más sobre recolectar semillas de flores y hortalizas.

Las semillas para germinar necesitan 21ºC como mínimo.

La albahaca se siembra en semillero a partir de febrero y marzo en zonas cálidas. Y a partir de abril en zonas más templadas y frías. La planta se saca a su lugar definitivo en abril-mayo. Lo más importante es evitar los fríos nocturnos y de la mañana. También el frío de la propia tierra. Debe estar al menos a 15ºC o más.

También es posible sembrar directamente en la tierra en mayo. Esto evitará que florezca demasiado pronto. Como ya hemos dicho, esto es interesante puesto que cuando ya florece pierde parte de su aroma.

Otro método muy sencillo es criarlas en la repisa de la ventana. Cuando germinan las semillas (a la temperatura correcta, entre 5 y 7 días) las trasplantas por grupos a tiestos pequeños. Como consejo, ponlas más profundas de lo que estaban anteriormente. Una vez que están robustas, las repicas y las plantas en su lugar definitivo. Vigila el frío.

Prueba cual es el mejor momento y método de siembra para tu zona concreta. Ya sabes que experimentar es básico en la jardinería.

Al plantar en su lugar definitivo la distancia entre ellas, el marco de plantación, varía dependiendo de las diferentes variedades, pero generalmente suele ser entre 25 y 40 cm.

Abeja en la flor de la albahaca

Variedades.

En el mercado se pueden encontrar numerosas variedades de albahacas. Aquí van algunas;

  • Albahaca Fina verde. Una planta de hoja pequeña que crece compacta, en pequeños arbustos muy decorativos. Tiene un aroma suave. Como opinión personal, una de mis favoritas.
  • Gran Verde. Una planta de hoja grande, más fuerte y resistente. Pero con un sabor también más fuerte y áspero.
  • Albahaca genovesa. Basilico genovese. Con todas sus variantes. Es un tipo de albahaca con denominación de origen protegida desde 2005. De la zona de la ciudad de Genova. Base para la salsa Pesto.
  • Marsellais. Con más fragancia que las tipo genovesas. Hojas grandes. Con esta se elabora el pistou de la región francesa de Provenza.
  • Monstruosa Mammouth. Con 3 grandes hojas con muchísimo olor.
  • Mrs Burns. Con intenso aroma a limón.
  • Reina de Siam.Ocimum basilicum var. thyrsiflora Con un aroma más dulce y picante que las demás. Podemos decir que tiene un aroma a regaliz. Una planta muy curiosa y bonita. Os dejo un artículo muy interesante sobre ella en el blogdelatabla.
  • Y desde hace un tiempo también existen en el mercado variedades de hoja purpuras. Son variedades muy robustas, decorativas y vistosas. Eso sí, el sabor de estas hojas marrón-rojizas es más fuerte y rústico que las variedades verdes. Entre ellas podemos destacar: la albahaca Rothaut y la Mouilin Rouge.
Albahaca Reina de Siam (Ocimum basilicum var. thyrsiflora)

Albahaca Reina de Siam foto por cortesía de ElBlogdelaTabla

 

Y hasta aquí toda la información de la albahaca. Espero te animes a plantar esta magnífica planta en el huerto o el jardín. Disfrutarás se su olor, sabor y beneficios. No te defraudará. Seguramente que se convierta en una vecina fija de los calabacines y los tomates todas las temporadas.

Y recuerda compartir este artículo en tu red social. Enseñarás todas las historias, beneficios y usos de esta planta milenaria.