Continuamos con los artículos de la serie como hacer un huerto desde el principio. Llegados a este punto, toca empezar con la planificación antes de la acción.

Ya tienes decidido cuál va a ser el lugar del huerto, así que comienza la planificación para organizar el espacio del que dispones.

El diseño es un paso en el que tienes que tener en cuenta varios factores. Todos son importantes, ya que determinarán durante mucho tiempo la manera de trabajar que utilices, la producción, las plantas que cultivarás….

Vamos a valorar todos los aspectos que has de tener en cuenta a la hora de planificar y diseñar un huerto.

huerto con plantas y flores

Este artículo de hacer un huerto, iba a ser un solo artículo, pero una vez escrito, se paso de las 5000 palabras. Un auténtico tostón que poca gente iba a leer entero. Así que lo he dividido en tres artículos más cómodos de digerir. Son estos:

El objetivo del huerto y el espacio que ocupa. Los factores que tienes que considerar en su ubicación, problemas que pueden surgir y su solución. Este mismo artículo.

Los elementos de un huerto. Todos los elementos que puedes poner en un huerto ideal. Su distribución en el espacio. Con ellos conseguirás un huerto más ecológico, autosuficiente y diverso.

Y por último el diseño del huerto. Como hacerlo y algunas herramientas digitales.

Cada mes publicaremos uno. Si no te los quieres perder escribe más abajo tu email:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 134 suscriptores

 

Nos ponemos en la situación que si has llegado a este punto es porque ya tienes controlado el acceso al agua y el método de riego que vas a utilizar. Un manantial, una acequia, una boca de riego, bidones grandes…. Ya tienes cerca el agua, Ok.

Ahora, la primera reflexión que debes hacer es…

 

¿Qué tipo de huerto quiero tener? ¿Cuál va a ser su objetivo?

Puede que quieras conseguir la mayor producción de alimentos posible, buscando la autosuficiencia. Quizá utilices muchas plantas aromáticas en la cocina o en infusiones, así que necesitarás un gran espacio en el huerto para ellas. O el huerto va a ser gestionado por varias familias y van a ir niños. En este caso necesitarás tener las zonas de cultivo bien definidas y tener en cuenta algunos aspectos en su seguridad.

En esta primera reflexión intenta plantear todos los aspectos y preferencias personales del huerto. Cada persona, situación, prioridades… son únicas, así que cada huerto también. Merece la pena parar un momento y pensar. Luego tranquilo que ya empezará la acción.

Una vez que empieza la obra del huerto ya puede convertirse en un espacio vivo que vaya creciendo año tras año, poco a poco, evolucionando. Pero solo con una buena planificación detrás será cuando el huerto sea un verdadero éxito.

huerto con zonas de cultivo definidas. Pasillos con paja.

El espacio para hacer un huerto.

 

Los factores que tienes que considerar.

 

La distribución del espacio

Es el 1º factor a tener en cuenta. El espacio con el que contamos.
Tienes que tener en cuenta que debes dividir la zona en bancales o zonas de cultivo. Es aconsejable un mínimo de 4 zonas debido a la rotación de cultivos. También pueden ser un número múltiplo de 4. Pero estas zonas tampoco se pueden poner en cualquier sitio. Ten en cuenta lo siguiente;

 

La sombra

2º factor. También tienes que tenerla en cuenta. Que extensión tiene, que zonas afecta más y durante cuánto tiempo. Hay ciertas plantas y hortalizas que no se desarrollan bien si están demasiado tiempo en la sombra. Puedes hacer un plano del huerto indicando con diferentes colores las zonas expuestas al sol y las que tienes sombra la mayor parte del día. Así tendrás una idea clara del espacio con el que cuentas y podrás distribuir mejor las zonas para diferentes finalidades.

una planta y su sombra

La orientación.

3º factor. Es evidente que un huerto mirando al sur se calienta antes y mejor que un huerto que mira hacia el norte. Pero, en mi opinión, la gente se obsesiona demasiado con esto. Existen muchos tipos de plantas y muchos cambios meteorológicos al cabo del año, con lo que seguro que lo que es bueno en abril, no lo será tanto en agosto (por el exceso de calor).
No te compliques demasiado con este tema, y sobre todo no te desanimes y pares el proyecto de hacer un huerto por no poder ponerlo mirando al sur. Si no tienes opción, ponlo como puedas. Esté donde esté, el huerto va a funcionar bien y tú mismo iras adaptándote y aprendiendo con él. Las zonas más húmedas, tipos de plantas que cultivarás…

La orientación de los bancales

También suele ser un factor de discordia e incluso de bloqueo en el diseño de una huerta. Se puede leer en varios libros que la zona de cultivo, que suele ser de forma rectangular, debe estar en dirección norte-sur. La razón es para que no se den sombra entre las plantas. Mi opinión, es parecida a la anterior, no creo que tenga demasiada importancia.

 

La inclinación del terreno.

Este sí que es un factor muy importante y un problema.
Si el terreno tiene inclinación, es muy complicado trabajar en él. Además es una tierra expuesta a la erosión y corrimientos. La consecuencia es que se acaba perdiendo completamente la capa superficial de la tierra.

La mejor solución es labrar la pendiente en terrazas. Es un trabajo agotador y muy costoso. Necesitarás algún material de retención de la tierra. Estos pueden ser caros como el ladrillo y los bloques hormigón. Pero existen otros más baratos como la madera (aunque dura menos tiempo).

Merece la pena nivelar el terreno. Será un huerto mucho más productivo y mucho más fácil de trabajar. Y, por supuesto, ya no sufrirá la temida erosión del suelo.

Esta técnica de las terrazas es con la única que se puede cultivar en muchas zonas del mundo desde la antigüedad. Por eso mismo han llegado hasta nuestros días impresionantes lugares de zonas de cultivo por terrazas por todo el mundo. Debido al gran esfuerzo que conlleva realizar este cambio en el terreno, los cultivadores de estas zonas la cuidan con mimo y esmero.

paisaje de terrazas de cultivo de arroz en Vietnam

terrazas de cultivo de Yen Bái, Vietnam

 

El viento

Este es el último factor que debes tener en cuenta. Si la zona de cultivo o el huerto están expuestos a vientos fuertes, conviene hacer algo que rebaje su intensidad.
Lo primero que debes saber es el viento predominante en la zona. Una vez que lo sepas, puedes plantearte construir una valla o poner unos arbustos. Estos pueden ser silvestres de la zona, o puedes poner arbustos comestibles como la uva espina, las grosellas… Otra opción interesante sería plantar arbustos beneficiosos como el eleagnus, que fija el nitrógeno a la tierra.

Si decides poner una valla, ten en cuenta que es mejor que tenga huecos. Si es un muro macizo, el viento pasa por encima y crea torbellinos al otro lado. Estos son bastante perjudiciales para las plantas que lo sufran.
En cambio, si está abierta, el viento pasa a través de él, pero pierde fuerza, que es lo que nos interesa. El mismo efecto hace el seto, rebajando la fuerza del viento.

un calcetín de viento

 

Estos son los factores a tener en cuenta sobre el espacio donde se ubicará la futura huerta. Una vez que tengas todos solucionados, aún queda alguna cosita más…

Como te he dicho antes, después de explicar lo que tienes que tener en cuenta sobre el espacio que ocupa el huerto, queda explicar lo que tienes que tener en cuenta sobre los elementos del huerto.

En el siguiente artículo explicaremos los elementos que tiene que tener una huerta. Desde los elementos para un huerto mínimo viable, hasta para hacer una huerta ideal y completísima. Y después de toda esta información, por fin, llegarás al tercer artículo como hacer el diseño de la huerta.

Si te has quedado con alguna duda sobre este tema, o quieres darnos algún consejo, puedes ponerlo en la zona de comentarios, entre todos podemos completar más este artículo, ayudando a la gente con sus huertos.
Y no te olvides de compartirlo!!

Ref;

La práctica del horticultor autosuficiente. Jhon Seymour. edit. Blume