Ya estamos a las puertas del otoño. Un momento magnífico para quien tiene una huerta. Cosechas abundantes, flores…Y pensando en los cultivos de invierno. Trabajo no falta, pero sin el estrés de la primavera. Los resultados de todo el esfuerzo realizado se ven ahora más que nunca.

Muchas de estas hortalizas y flores están a punto de acabar su ciclo. La mayoría de las plantas son anuales, hacen un ciclo de vida en un mismo año.

semillas de diente de león

Es un buen momento para animarte a recolectar alguna semilla propia de alguna hortaliza o planta que te interese. Este artículo quiero hacerlo para principiantes en esta “disciplina” de recolectar semillas.

Obtener semillas no es algo difícil. Realmente son 4 conceptos sencillos. Luego habrá que ir mejorando poco a poco, con la experiencia, el ensayo y error… Si quieres ser o ya eres un experto en este asunto de recolectar semillas, este artículo se te va a quedar un poco corto. Si es así, te aconsejo un libro muy completo donde vas a encontrar la mayoría de las respuestas a tus dudas. El libro es El placer de obtener tus semillas y es de la editorial la Fertilidad de la tierra.

Para todos los demás iniciados comenzamos con ¿Cómo recolectar tus propias semillas?

Lo primero que tenemos que decidir es que planta y de que frutos vamos a conseguir las semillas para la temporada que viene. Esto es uno de los pasos más importantes, así que vamos a ver…

 

Los criterios de selección para recolectar semillas.

 

El 1º objetivo a la hora de recolectar semillas es impedir la degeneración de la descendencia y conservar sus cualidades. Tienes que evitar plantas y frutos con defectos. Elige siempre las mejores plantas, con las mejores cualidades. Los criterios más importantes serán;

 

Buena floración y fructificación.

Tenemos que seleccionar la planta que veamos que ha florecido bien, en el momento adecuado. El tamaño del fruto debe ser el apropiado para su variedad concreta.

flores de tagete bicolor

flores de tagete, algunas ya están secas.

Resistencia a plagas y enfermedades.

Elige semillas de las plantas que han soportado bien los ataques. Por ejemplo, si el verano ha sido caluroso y con tormentas, coge la semilla de los tomates que no hayan tenido el mildiu. Si queremos coger semillas de coles, coge las que no han sido afectadas por el ataque de su mariposa.

El color, el sabor.

Si algún fruto te sorprende por su sabor, dulzura….un melón, un tomate, guarda semilla para el año siguiente.

 

Otro dato importante que tienes que tener en cuenta es el de los

Cruzamientos.

Si quieres que las semillas conserven las mismas características de sus padres, tienes que evitar que se cruce entre las plantas de su misma especie. El girasol, por ejemplo, se cruza con mucha facilidad. El tomate con sus flores hermafrodita y autógamas (en la misma flor está el polen y el óvulo. Son flores que se autopolinizan), tiene poco cruces.
Para evitar estos cruzamientos genéticos existen varias formas, que vamos a enumerar ahora:

  1. Lo más sencillo es sembrar una sola variedad de esa planta u hortaliza de la que queremos su semilla.
  2. Otra opción es aislar por tiempo. Esto significa, sembrar una variedad, y más adelante sembrar otra variedad cuando la 1ª este floreciendo o a punto de hacerlo. También vale sembrar dos variedades con diferentes tiempos, una más precoz que la otra.
  3. Aislar por distancia. Poniendo “tierra de por medio” entre las diferentes variedades de la misma hortalizas. Debe ser entre 100 metros a 2km de distancia, dependiendo del cultivo.
  4. Cubrir las plantas elegidas. Como protección, aislándolo del polen. Pueden ser bolsas (nunca de plástico), malla o mantas térmicas. Deben dejar pasar el aire y el agua, pero retienen el polen y evitan el paso de los insectos.
  5. Y por ultimo esta la polinización manual. Reemplazamos a los polinizadores. No es fácil de hacer, exige mucha precisión. Es una “inseminación artificial” en toda regla. Las cucurbitáceas, y entre ellas el calabacín, son de las más sencillas de realizar.

 

una mariposa en una flor

los insectos llevan el polen de una flor a otra.

Las semillas híbridas.

Otro factor importante a tener en cuenta es el tipo de planta de la que queremos obtener las semillas. Puede que queramos semilla de una planta F1 o híbrida. Las semillas híbridas son semillas conseguidas mediante el cruce de dos especies. Unas semillas con un alto rendimiento, pero también con una gran dependencia. Dependen de productos químicos como los pesticidas o fertilizantes.
Además tampoco sirven para conseguir semillas para futuras siembras. La segunda generación de estas plantas, serán semillas de muy mala calidad. Darán plantas muy poco productivas, con frutos pequeños, y propensas a enfermedades. Si te interesa profundizar más en este tema, puedes leer un artículo muy completo al final de este mismo; en la sección Lecturas interesantes.

Si quieres conseguir semillas locales de tu zona, te aconsejo que te pongas en contacto con la red de semilla de tu zona. Aquí te dejo un listado completo de los diferentes grupos de la Red de semillas.

¿Cómo extraer la semilla?

Existen 3 métodos o procesos con los que sacar las semillas de las hortalizas y flores. Estos 3 métodos se adaptan a las características de la flor u hortaliza de la que quieras extraer la semilla. Son:

 

Extracción húmeda.

Se trata de extraer la pulpa con las semillas, lavarlas y secarlas en papel. Las hortalizas para usar este método son la calabaza, el calabacín… El mes que viene (octubre) en HuertoGuerrilla.com publicaremos un nuevo tutorial. Enseñaremos como conseguir de calabaza paso a paso. Si no te lo quieres perder, puedes suscribirte al blog.

 

Extracción seca.

El método para todas las leguminosas, flores, coles, lechugas, cebollas….y también pimientos.
Se dejan secar lo máximo posible en la propia planta. Una vez secas, se sacan manualmente o trillándolas. Es importante hacer la recolección en los días soleados, para intentar que estén completamente secas. Si tienes problemas con el viento o con algún pájaro, puedes poner bolsas de papel en las flores que empiezan a marchitarse o empiezan a sacar las primeras semillas.

 

flor de la cebolla, se ven las semillas negras

flor de cebolla con la semilla ya formada.

Fermentación.

Es el método para el tomate y el pepino.
Se trata de dejar madurar en la propia planta el fruto. Cuando ya veas que está “pasado” se recoge. Extrae la masa gelatinosa con las semillas y deja fermentar en un bote unos 2 o 3 días. A una temperatura de unos 20-25 ºC (dentro de casa es perfecto), y mejor que no le de la luz directamente. Una vez pasados esos días, se sacan, limpian y secan.       En HuertoGuerrilla.com ya tenemos publicado un tutorial para que aprendas paso a paso a cómo hacerlo correctamente. Puedes verlo en cómo sacar la semilla al tomate.

 

Estos son los tres métodos para recolectar semillas de hortalizas y flores. Ahora solo falta que te pongas a ello y poco a poco cojas experiencia. Lo irás haciendo cada vez mejor.

Nosotros seguiremos haciendo más tutoriales de extracción de semillas de diferentes flores y hortalizas para que tengas más claro como se hace este proceso paso a paso.

limpiando semillas de pepino

limpiando las semillas del pepino kiwano

 

Si te apetece compartir tu experiencia en este “campo” de la extracción de semillas, no dudes en contárnoslo en los comentarios, o cualquier duda o consejo que quieras.

Y no olvides de compartirlo en redes sociales, así cada vez más gente se animará a recolectar sus propias semillas.

Os dejo con algunas lecturas interesantes sobre este tema:

Semillas híbridas F1. La guía completa. De nuestro amigo La Huerta de Iván.

Semillas ecológicas híbridas y tradicionales.

Cómo crear tu propio banco de semilla

Cómo los productores de semillas de código abierto están cambiando la producción mundial de alimentos.

 

Ref.
– El placer de obtener tus propias semillas. Edit. La Fertilidad de la tierra.
Manual del Huerto de la Asoc. Grama. Grupo de acción por el medio ambiente.
– Después de estas lecturas y muchas más, la propia experiencia.